/, Salud Bucal/¿Afecta la vuelta al cole a la salud bucal de los niños?

¿Afecta la vuelta al cole a la salud bucal de los niños?

Estrés, vuelta al cole  y salud bucal

Tras más de dos meses de vacaciones, el inicio del mes de septiembre supone un cambio de rutinas importante marcado por la vuelta al cole. El descanso y la libertad se tornan en rutinas y obligaciones diarias. Cambios que suponen un incremento de los niveles de estrés tanto en niños como en adultos, afectado a la salud bucodental.

Aunque la higiene bucodental es uno de los factores clave para mantener en buen estado la salud oral de los niños, también de los mayores, y prevenir la aparición de enfermedades bucales, existen otros factores que pueden afectar a la salud de los dientes. Uno de esos factores, como es el estrés, una patología asociada habitualmente a los mayores pero que cada vez afecta más a los niños y a los adolescentes, máxime en momentos de cambios, como los que se producen con la vuelta a las aulas. Esta es una situación que empiezan a ver a diario los dentistas y odontopediatras de las clínicas dentales Galicia Dental en A Coruña. 

Patologías bucodentales asociadas al estrés

  • Las consecuencias del estrés en la salud bucodental se manifiestan con el tiempo. En estados de nerviosismo llevan a apretar y rechinar los dientes (bruxismo) puede llegar a desgastar un 30 por ciento su tamaño original y producir severas afectaciones a los nervios.
  • Pero también existen otras patologías más inmediatas como la gingivitis. Cuando el pequeño está padeciendo estrés, su capacidad para concentrarse es menor y, por tanto, se reduce la eficiencia del cepillado. El estrés distrae de una adecuada higiene bucal y ello conlleva una mayor acumulación de residuos en las encías y su inflamación.
  • La hormona del estrés, el cortisol, puede generar inflamación, lo que propicia un mayor riesgo de padecer enfermedad periodontal. Además, cuando se rechinan y aprietan los dientes de forma inconsciente al dormir, o incluso despiertos, se provoca dolor en los músculos de la masticación, además del ya citado desgaste prematuro de los dientes.
  • En casos de estrés intenso y duradero, los dentistas advierten de que se puede producir una disfunción de la articulación temporomandíbular. Al abrir se traba la mandíbula debido a la constante presión que se genera al apretar los músculos por estrés, lo que causa dolor en la misma o en la sien.
  • También se puede favorecer la aparición de aftas. Las heridas blanquecinas que se forman en encías y mucosa, que pueden variar en tamaño y cantidad en la boca, son causadas por virus, bacterias y/o deficiencias del sistema inmunológico debilitado por el estrés.
  • El estrés también puede provocar sequedad bucal, caries y mal aliento. El nerviosismo reduce los niveles de producción de saliva y aumenta por tanto las posibilidades de sufrir el síndrome de la boca seca. Y éste puede provocar un efecto dominó: irritación de los tejidos blandos de la boca, haciéndolos más susceptibles a infecciones.   La saliva también es fundamental para prevenir la caries dental. Así lo reflejan investigaciones hechas públicas recientemente por el COEA (Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Alicante). Y, a menos salivación, peor aliento. Además, en las encías, la sequedad de la boca aumenta la placa bacteriana y la incidencia y gravedad de la enfermedad periodontal.

Para evitar estas posibles enfermedades bucodentales, es importante ayudar a los niños a no descuidar su higiene bucal, incentivarlos a llevar una alimentación saludable y a realizar ejercicio físico moderador. Pautas de vida sana que ayudarán a reducir los niveles de estrés y, por tanto, mejorarán su salud bucodental.  Desde las clínicas dentales en A Coruña, Galicia Dental, insistimos en que el mes de septiembre es un buen momento para realizar una revisión de la salud oral de los niños.

2017-09-04T16:46:44+00:00 septiembre 4th, 2017|Etiquetas: , , , , , , , |