//Belleza dental: el porqué de una sonrisa estética

Belleza dental: el porqué de una sonrisa estética

¿Qué es la belleza? ¿Qué es lo estético y qué no lo es? Aunque suene muy matemático, hablar de belleza es hablar de proporción, simetría y equilibrio. Culturalmente, la proporción y la armonía han determinado en el ser humano lo que es bello y armónicamente estético. Instintivamente, el ser humano busca la perfección en las proporciones y considera lo desproporcionado como antiestético.

Así lo pensaban ya griegos, romanos o egipcios, cuando a través de las esculturas o arquitecturas de la época se buscaba un equilibrio medido milimétricamente en sus construcciones.

Nuestra percepción de la belleza humana parece haberse regido por las mismas pautas desde tiempos inmemoriales. La belleza es sinónimo de perfección. Nos atrae lo semejante y lo proporcionado, factores que guardan una relación directa con el concepto de saludable.

El culto por la belleza y la estética lleva consigo la influencia de muchos factores: ropa, peinado, cosmética, accesorios, etc. Sin embargo, la proporción de los rasgos faciales es el principal factor que define, consciente o inconscientemente, la belleza.

El rostro es nuestra carta de presentación, ya que, además de su valor estético, la cara es considerada el órgano de expresión social y afectiva, actuando como reflejo de nuestros sentimientos y emociones. Por ello, la estética facial relaciona el grado de belleza con el grado de salud y bienestar de las personas.

La sonrisa, junto a la mirada, es el elemento facial más significativo, tanto a nivel estético como emocional, ya que, además de aportar al rostro una imagen saludable y estética, condiciona nuestra autoestima y la percepción que los demás tienen de nosotros.

Por ello, el campo de la odontología va más allá de la salud bucodental. Cada vez más personas acuden al dentista por temas estéticos.

Diariamente nos cruzamos con multitud de rostros, y si estos tienen una sonrisa bonita, es imposible no fijarse. Vemos a los famosos con esas sonrisas tan atractivas e inalcanzables y nos preguntamos qué tienen esos dientes que atraen todas las miradas. Pero, ¿qué entendemos por sonrisa perfecta?

Si las analizamos, podemos concluir que en todas se cumplen los siguientes requisitos: Los dientes. Al sonreír deben mostrarse los dientes superiores, dejando ocultos o en segundo plano los inferiores. Los dientes superiores deben de seguir la línea curva del labio inferior, sin estar demasiado curvos o rectos en comparación con dicha línea. Los incisivos. Los dientes frontales (incisivos) deben de ser simétricos, ya que son los que más mostramos al sonreí Las encías. No deben mostrarse al sonreír, o, si se muestran, no debe de ser mayor a 1 mm. Las sonrisas gingivales (se muestra gran parte de la encía) no suelen ser atractivas. El blanco. Una sonrisa debe de mostrar un blanco natural, muy parecido al color blanco de los ojos. Dicho en otras palabras, una boca sana con un bonito arco de sonrisa, y unos dientes perfectamente alineados y proporcionados y un blanco natural pueden ser los aspectos básicos para que una sonrisa luzca bella y saludable.

2018-02-23T22:14:16+00:00 febrero 23rd, 2018|