/, Salud Bucal/Masticar chicle: ¿bueno, malo o depende?

Masticar chicle: ¿bueno, malo o depende?

El consumo de chicle está ligado a la juventud. ¿Quién no ha dicho que sí a tomarse un chicle cuando alguien de nuestro entorno saca un paquete e invita? En España el 78,3% de los consumidores de chicle tienen entre 15 y 25 años, de lo cuales el 41,5% lo toman cuatro o más veces por semana.  A ellos, a los jóvenes, coincidiendo con el Día Internacional de la Juventud que se celebra cada 12 de agosto, va dedicado este post.

Los chicles han sido y continúan siendo objeto de múltiples anuncios publicitarios que han motivado la aparición de falsas creencias y han puesto sobre la mesa el debate al respecto de las ventajas e inconvenientes de su consumo para la salud bucodental.

  • Los chicles son sustancias sintéticas con colorantes y aditivos, los cuales ya de partida no son recomendables para la salud en general.
  • Conocidos también como goma de mascar, la mayoría contienen sorbitol, sustancia que puede afectar al aparato digestivo, favoreciendo la aparición de diarreas y la pérdida de peso. Pero esto no supone que los chicles deban usarse para adelgazar. No lo pruebes porque no funcionará.
  • Su masticación excesiva puede alterar la mordida y provocar maloclusiones.
  • Está totalmente desaconsejado en pacientes con tratamiento de ortodoncia; algún trozo podría quedarse pegado a los brackets y al arco siendo muy difícil su eliminación debido a las dificultades de limpieza bucal que ya por sí sola provoca la ortodoncia tradicional.
  • El masticar chicle provoca una sobrepresión que podría dañar la mandíbula,  por lo que es una práctica nada aconsejable en pacientes con bruxismo. 

Además de las consecuencias sobre la salud bucodental, algunas investigaciones han alertado de que masticar chicle disminuye el apetito y provoca gases y dolores de cabeza e incrementa la necesidad de tomar comida basura.

Con respecto a sus beneficios, hay que partir de que de tomar chicle es mejor hacerlo sin azúcar y con xilitol.

  • Mascar chicle incrementa la producción de saliva, clave para la eliminación de la bacterias que desencadenan la caries. En ese sentido, el chicle puede mejorar las defensas contra la caries pero nunca debe entenderse que masticar chicle sustituye al cepillado dental y al uso de seda dental, colutorios y limpiadores linguales. Masticar chicle no barre las bacterias de todos los rincones de la boca.
  • Al incrementarse la producción de saliva se regula la acidez bucal, enemiga, también, de los dientes.
  • Al favorecer la sobreproducción de saliva ayuda en casos de xerostomía o sequedad bucal.
  • Muchos exfumadores cambian el cigarro por el chicle para calmar la ansiedad, lo cual es un avance considerable en el cuidado de su salud . Masticar chicle produce un efecto relajante.

Hemos intentado de forma breve indicarte los beneficios e inconvenientes de tomar chicle. La decisión es tuya, pero insistimos en que no es recomendable abusar de su consumo ni usarlo como sustituto de la limpieza bucal completa.

2016-12-07T11:33:09+00:00 agosto 11th, 2016|Etiquetas: , |