¡Cuidado con las caries!

La caries es una enfermedad bucal que aunque inicialmente nos pueda parecer de poca importancia, puede tener consecuencias graves sino es atendida a tiempo y de forma adecuada. La caries es una enfermedad crónica, degenerativa, asintomática e irreversible que destruye los tejidos de los dientes de forma silenciosa hasta llegar a un estado avanzado.

Aunque pueda parecer exagerado, no lo es. Una infección dental severa mal cuidada puede incluso llegar a provocar la muerte de un paciente, y el riesgo se incrementa en el caso de los niños.

Uno de los mayores inconvenientes a la hora de diagnosticar la caries sino se acude de forma periódica a las revisiones con el dentista es que no provoca dolor  hasta que la caries invade el nervio y en ese momento es irreversible y su tratamiento se vuelve más complicado.

Hay diferentes grados de caries, desde que ataca el tejido del esmalte dental que es la mayor protección del diente, hasta que se desarrolla necrosis pulpar, que significa que el nervio está contaminado y ya generó un absceso en la raíz del órgano. Los abscesos por caries son un problema muy grave en niños. Si trasciende una infección del diente al hueso maxilar y posteriormente al oído puede desencadenar otras enfermedades.

¿Qué provoca la caries?

El origen de esta enfermedad bucodental es multifactorial, si bien existen cuatro factores que pueden incrementar las posibilidades de sufrir caries en algún momento de la vida: el tipo de diente (si los dientes están mal colocados es imposible realizar una buena higiene bucal), una mala alimentación, no acudir regularmente al dentista, y no seguir unas pautas de higiene bucal adecuadas.

¿Como se puede prevenir la caries?

1- Educación bucodental desde la infancia: es importante que los padres y educadores enseñen a los niños la importancia de cuidar su salud oral. Para ello se recomienda cuidar la boca de sus hijos desde el día de su nacimientos e introducir el uso del cepillo de dientes a los dos años, o  incluso antes para que se vayan familiarizando con él. En este sentido, el equipo de higienistas dentales de las clínicas Galicia Dental y nuestros odontopediatras enseñan a los niños y a sus familias cómo cuidar su boca y algunas técnicas para que los más pequeños se impliquen en la higiene oral.

2- Visitas periódicas al dentista: lo ideal es acudir al odontólogo al menos una vez cada 6 meses, si bien cada paciente es único y necesita unos cuidados diferentes, por lo que será el dentista quien te indicará la frecuencia ideal de las visitas.

3- Alimentación sana y equilibrada: la dieta es fundamental para el correcto funcionamiento de todo lo que sucede en nuestro cuerpo. Mantener una correcta salud bucal depende también de la dieta. Por ejemplo, una dieta rica en azúcares aumentará el riesgo de padecer caries.

4- Adecuada higiene bucal: un correcto cepillado al menos tres veces al día, el uso de seda dental y de un colutorio bucal, son claves para mantener a ralla la caries y otras enfermedades bucales. En este sentido es importante realizarse una limpieza bucal profesional al menos una vez al año; y hay que tener en cuenta que una mala posición de los dientes dificulta una correcta higiene bucal, por lo que someterse a tratamientos de ortodoncia no solo ayudará mejorar la estética de la sonrisa y la estética facial sino también a evitar problemas bucales.

 

 

 

2016-10-14T11:37:21+00:00 octubre 14th, 2016|Etiquetas: , , , |