//Las consecuencias dentales de morderse las uñas

Las consecuencias dentales de morderse las uñas

Si eres de aquellas personas que cuando están estresadas o aburridas se muerden las uñas, debes saber que se trata de un hábito que, además de afearte las manos, es peligroso para tu salud.

En este artículo te explico cuáles son los peligros de morderse las uñas.

Causas de comerse las uñas

La onicofagia es el hábito psicológico que lleva a las personas que lo padecen a morderse las uñas o a comérselas compulsivamente.

Aunque mucha gente piensa que este mal hábito no tiene graves consecuencias sobre la salud, lo cierto es que la onicofagia puede provocar muchos y variados daños no solo en los dientes, sino en otras partes del cuerpo.

A pesar de que no está considerado como un trastorno, todo el mundo coincide en que se trata de una costumbre con un alto componente obsesivo compulsivo.

Comerse las uñas por ansiedad

En general, la ansiedad suele ser el elemento principal que subyace en casi todos los episodios de onicofagia.

De hecho, varios pacientes me han confesado que en épocas de mucha ansiedad, de pronto, sin saber cómo, se han encontrado con las manos dentro de la boca, mientras se mordían obsesivamente las uñas.

Comerse las uñas en esos casos parece una vía de escape, muy similar a la que los pacientes bruxistas encuentran al apretar las mandíbulas.

Pero en ambas circunstancias, las consecuencias dentales son importantes.

Morderse las uñas ante un problema

En estos casos, la persona que se come las uñas lo hace solo cuando tiene un problema, dejando de hacerlo cuando este desaparece o se soluciona.

El motivo para morderse las uñas es confuso.

En algunos casos podría decirse que haciendo eso fuese más fácil concentrarse en la búsqueda de una solución a su problema.

Comerse las uñas como forma de autocastigo

Las personas con la autoestima muy baja —o con tendencias depresivas— inconscientemente sienten la necesidad impulsiva de autocastigarse, de infligirse dolor o provocarse heridas.

Por esa razón, empiezan a morderse las uñas compulsivamente.

De una forma o de otra, las causas psicológicas son variadas y suelen venir asociadas también a traumas que en algunos casos se remontan a la infancia.

Consecuencias de morderse las uñas

Aunque puede parecer que las uñas hoy en día no sirven para nada, lo cierto es que estas nos protegen de las infecciones (si por accidente perdieses alguna, la posibilidad de que se te infecte la zona bajo las mismas es muy alta).

Al morder las uñas, estás eliminando la cutícula que protege la uña, volviéndola débil y más propensa a sufrir infecciones como los uñeros.

Por otra parte, las manos —y aún más las uñas— son zonas del cuerpo en las que viven con bastante comodidad todo tipo de bacterias y hongos. Y en caso de que te introduzcas los dedos en la boca, esas bacterias pueden provocarte infecciones.

Pero eso no es todo.

Comerse las uñas afecta a los dientes

La función de los dientes no es morder compulsivamente objetos duros y resistentes como las uñas.

Ese es el motivo por el que tus dientes sufren cada vez que comienzas a mordisquear tus propias uñas.

Por lo tanto, si quieres evitar que tus dientes se desplacen de su lugar, que pierdan su esmalte, que se desgasten o se debiliten —corriendo incluso peligro de que se rompan— deja de inmediato de comerte las uñas.

Además, si tienes tendencia a sufrir enfermedades de las encías como la periodontitis, el hábito de morderte las uñas puede empeorar el proceso de infección en tus encías, ya que estás introduciendo en tu boca muchas bacterias que pueden agravar el problema.

En relación con este problema, la onicofagia también puede provocar halitosis, ya que muchas de las bacterias que se introducen en la boca generan mal olor (que puede verse potenciado por el mal aliento de la propia periodontitis).

Los músculos de la mandíbula también sufren, puesto que la posición en la que hay que colocar ambas arcadas para morder las uñas es muy forzada. Si la costumbre se convierte en hábito compulsivo, es posible incluso que empieces a sufrir dolores en la mandíbula al masticar los alimentos.

Otras consecuencias sanitarias de morderse las uñas

Además de los problemas dentales derivados de morderse las uñas, el hábito trae aún más problemas:

Dedos deformados por morderse las uñas: el hábito suele surgir en la infancia y puede arraigarse y persistir en la edad adulta. Y eso genera no solo unas uñas feas y desastradas —muy mal visto socialmente— sino que los dedos terminan por deformarse, pierden su simetría, se tuercen y se vuelven más gordos.

Infecciones intestinales por comerse las uñas: las bacterias y hongos pueden pasar al estómago y provocar infecciones intestinales graves. Recuerda que en tus uñas se pueden encontrar bacterias como la E.coli o la de la Salmonela, que si llegan al estómago provocarán graves problemas digestivos.

Cómo dejar de comerse las uñas

Dejar de morderse las uñas es difícil.

Si buscas consejos para dejar de comerte las uñas, estos pequeños apuntes pueden serte de ayuda:

Eliminar la tensión del estrés y la ansiedad de otro modo: si cuando te pones nervioso sientes la necesidad de morderte las uñas, debes acostumbrarte a recurrir a otros métodos que te ayuden a liberar de una forma más sana el estrés.

Reconocer cuales son los momentos y situaciones en las que te comes las uñas: el primer paso es saber en qué circunstancias sientes el impulso y pensar en alternativas más saludables para afrontar las ganas de morderte las uñas.

Hazte la manicura: tener las uñas cuidadas suele ser un buen método de recordarte que no debes comerte las uñas. De hecho, la gente que más se las come suele hacerlo, incluso con mayor voracidad si cabe, porque tienen las uñas en mal estado y descuidadas.

Usa esmaltes específicos para dejar de comerse las uñas: existen esmaltes que se extienden por encima de las uñas y que provocan muy mal sabor al meterte los dedos en la boca.

¿Necesitas una revisión? Pásate por Galicia dental

Si llevas años comiéndote las uñas y crees que este feo hábito puede estar dañando tus dientes, te recomiendo que te pases por nuestras clínicas Galicia dental, en donde podemos hacerte una revisión y comprobar en qué estado se encuentra tu dentadura.

www.galiciadental.com

2018-08-28T17:51:32+00:00 agosto 28th, 2018|