/, Higiene Bucal/Cómo aliviar las molestias provocadas por las llagas bucales

Cómo aliviar las molestias provocadas por las llagas bucales

Molestas e incluso dolorosas. Esas son las dos principales características de las llagas, úlceras o aftas bucales. Muchos de los pacientes que acuden a  nuestros odontólogos en las clínicas dentales de A Coruña lo hacen preocupados por esta dolencia. Por ello, en este artículo vamos a intentar dar respuesta a dos de las preguntas que más nos plantean en esas consultas. ¿Por qué tengo llagas en la boca? ¿Cómo puedo aliviar sus molestias?

A pesar, insistimos, de que se trata de un proceso muy molesto que incluso impide realizar una vida normal por el dolor que pueden causar al comer e incluso al hablar, suelen ser una lesión benigna y sin trascendencia, pero es necesario conocer sus causas para favorecer su desaparición cuanto antes y, en la medida de lo posible, evitar su reaparición.

Los motivos de su aparición pueden ser múltiples, siendo las más comunes:

  • Infecciones de origen vírico o bacteriano;
  • Cambios en el sistema inmunológico;
  • Alteraciones hormonales;
  • Escasa salivación;
  • Rozaduras o mordiscos continuados en la misma zona;
  • Carencias alimenticias.

Con independencia de la causa que las provoque vamos a compartir con vosotros algunos trucos para alivia sus molestias:

  • Enjuagues de agua tibia con una pizca de sal.  Es un remedio sencillo y, aunque casero, muy efectivo. Consiste en preparar agua templada y disolver un poco de sal en ella. ¿Por qué sal? Porque es un buen desinfectante y ayuda a la cicatrización. Una vez preparada la mezcla se deben hacer enjuagues al menos tres veces al día. Este enjuague también puede realizarse con bicarbonato sódico.
  • Aplicaciones de agua oxigenada o enjuagues. En este caso la recomendación se centra en mezclar un poco de agua oxigenada en un vaso de agua y con un bastoncillo de los oídos ir aplicándolo en la úlcera. Si se prefiere, también puedes enjuagarse la boca con esta mezcla.

Es fundamental no estar todo el rato tocado las aftas con la lengua, y mucho menos con las manos, y seguir una higiene bucal completa.  Eso ayudará a que se curen solas, lo cual suele ocurrir tras 7 o 10 días, si bien los brotes recurrentes son comunes.

Foto original:  lamenteesmaravillosa.com

2016-12-07T11:33:09+00:00 agosto 14th, 2016|Etiquetas: |