//10 mitos sobre la salud de las encías

10 mitos sobre la salud de las encías

Cuida tus encías, campaña para eliminar mitos sobre la salud bucal

Por mucho que algo se repita un número elevado de veces no quiere decir que sea verdad. Esta frase resumen perfectamente la existencia de cantidad de mitos sobre la salud bucodental que a base de ser repetidos una y otra vez a lo largo del tiempo los acabamos aceptando como ciertos. Este es, precisamente, uno de los motivos que ha impulsado a la Sociedad Española de Periodoncia a lanzar la campaña Cuida tus Encías, a la que nos sumamos las clínicas dentales Galicia Dental de A Coruña.

Esta campañas trata de desmontar 1o mitos sobre la salud de las encías.

10 mitos sobre las encías

 1. Es normal que sangren las encías. Si cualquier herida o zona sangrante en el cuerpo es una señal de alarma, ¿por qué no suele preocupar en exceso el hecho de que una encía sangre? Es frecuente la aceptación popular de que el sangrado de las encías es algo normal e intrascendente, si bien una encía sana no debe sangrar y, si lo hace, es porque algo no va bien.

Muchos de los pacientes que acuden a nuestras clínicas dentales suelen atribuir el sangrado de sus encías a cepillarse con una técnica errónea, con cepillos demasiado duros o a hacer excesiva presión con el cepillo de dientes.

2. Si no duele, no es importante. El hecho de no tener dolor en las encías no es signo de una buena salud bucodental. En los estadios iniciales de muchos trastornos periodontales la enfermedad puede pasar inadvertida, sin síntomas evidentes y cambios mínimos, por eso se llama a la periodontitis ‘la enfermedad invisible’. La falta de dolor hace que se diagnostiquen casos de periodontitis demasiados avanzados, lo que conlleva el tener que realizar tratamientos más invasivos y costosos desde el punto de vista económico.

3. Los fumadores están “protegidos” frente a la enfermedad periodontal. La enfermedad periodontal suele estar enmascarada en los fumadores, al ser menos frecuente y patente uno de los principales signos de alarma que llevan a muchas personas a consultar a su odontólogo: el sangrado de las encías. Los fumadores presentan tres veces más riesgo de sufrir periodontitis y de que ésta progrese más rápidamente.

4. Los tratamientos de mantenimiento me desgastan los dientes. El diente es la parte del organismo más resistente y dura. Los mantenimientos periodontales son indispensables para el paciente con periodontitis, puesto que es necesario eliminar periódicamente los depósitos de placa bacteriana y cálculo con una regularidad para así evitar la recaída y progresión de la enfermedad.

5. El tratamiento periodontal no sirve para evitar la pérdida dentaria. La enfermedad periodontal provoca pérdida de hueso alrededor de los dientes y, sin el tratamiento adecuado y en fases avanzadas de la enfermedad, los dientes comienzan a moverse y al final se pierden.

En las clínicas odontológicas, ubicadas en la Plaza de Pontevedra y en la Avenida de Finisterre, en A Coruña, contamos con odontólogos especializados en Periodoncia, por lo que se  contamos con una amplia experiencia en el tratamiento de la periodontitis. Su tratamiento es eficaz y se busca, en la medida de los posible, el mantenimiento de los dientes. En la mayoría de los casos se puede evitar la pérdida ósea y en algunos casos, incluso, recuperar parte del hueso perdido con técnicas regenerativas específicas.

6. Cuanta más espuma hace el dentífrico, más limpia, y mejor con un cepillo de cerdas duras. La efectividad en la higiene bucal no depende tanto del agente espumante, sino de otros componentes que se incorporan en la pasta pero sobre todo, de la técnica empleada. Además, la duración del cepillado y el método empleado son claves para el éxito.

Asimismo, los expertos han informado de que mayoritariamente se acepta que los cepillos duros son más efectivos para eliminar la placa bacteriana y las manchas en los dientes, pero esto no es necesariamente cierto. El cepillado con un cepillo de cerdas duras o el cepillado brusco o traumático puede producir desgaste en el esmalte y retracción en las encías, quedando expuesta la raíz de la pieza dental.

7. El colutorio, cuanto más “pica”, más cura. Muchas personas creen que un enjuague bucal fuerte o con mucho alcohol es mejor para la salud de las encías. Los enjuagues con un alto contenido en alcohol no siempre son más eficaces y en algunos casos pueden producir sequedad de los tejidos orales, y es que, aunque el uso adicional de estos productos refuerza la higiene oral, nunca sustituyen al cepillado. Los enjuagues por sí solos, en ausencia de cepillado o con un cepillado rápido, no tienen efecto o eficacia suficiente para el control de la placa bacteriana.

8. El mal aliento o halitosis se debe a problemas digestivos. El mal aliento de origen digestivo es menos frecuente de lo que se piensa. En realidad, la halitosis o mal aliento se origina en un 85-90 por ciento de las veces en la cavidad oral, debido a un efecto de las bacterias anaerobias que hay en la boca, que son capaces de degradar productos de la alimentación (produciéndose compuestos sulfurados, que son los responsables de este mal olor).

Una higiene oral deficiente, la existencia de enfermedad periodontal, la acumulación de bacterias y la putrefacción de restos de comida son, entre otros, factores de riesgo para causar halitosis. En caso de ausencia de enfermedad periodontal, si existe halitosis lo más frecuente es que sea de origen lingual. Por ello, los especialistas han subrayado la necesidad de también cepillar la lengua.

9. Las limpiezas periódicas de boca sustituyen el tratamiento periodontal. Las limpiezas periódicas no sustituyen el tratamiento periodontal, ya que el tratamiento periodontal no es solamente una limpieza de boca, sino una actuación médica individualizada según la situación de cada paciente en un momento concreto.

10. Mascar un chicle puede sustituir la higiene bucal. Tanto comer alimentos crujientes (frutas y verduras) como mascar chicle favorece la autolimpieza dental por su acción mecánica. Sin embargo, la acción de mascar lo que en realidad hace es un efecto de arrastre y un aumento de la salivación, que son acciones muy beneficiosas para la salud bucal. Pero no se  pueden generalizar estos beneficios que se derivan del hecho de masticar chicle y, menos aún, considerar que esta acción sustituye a otras acciones básicas que componen la higiene bucal diaria.

Si tienes cualquier duda sobre la salud de las encías, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

2017-06-26T18:05:03+00:00 junio 26th, 2017|Etiquetas: , , |