/, Ortodoncia, Salud Bucal/La ortodoncia mejora la postura corporal y el equilibrio

La ortodoncia mejora la postura corporal y el equilibrio

La mordida influye en la posición corporal y en el equilibrio

Una mala mordida provocada por desviaciones en la línea media del paladar, diastemas, apiñamiento, ausencia de dientes o mordidas cruzadas,  tiene una repercusión  en la salud más allá de la salud bucal y la estética dental.

Una mala mordida, también conocida como una mala oclusión dental, significa que el contacto entre los dientes superiores e inferiores al cerrar la boca no es el correcto.

En este sentido, dos nuevas investigaciones en las que han colaborado la Universidad de Barcelona y la Universidad de Innsbruch, en Austria, establecen  una relación directa entre la mordida imperfecta y el control de la postura corporal y el equilibrio.

La mordida afecta al rendimiento deportivo

La relación entre una maloclusión y el equilibrio y el control de la postura corporal  es importante para cualquier persona, pero más aún para los deportistas y a tener en cuenta en el rendimiento deportivo y en la prevención de lesiones.  Aunque esta relación pueda resultar estadísticamente baja tal y como se señala en el estudio, se incrementa cuando existen condiciones de fatiga en la persona u otras condiciones como la obesidad, o cuando se dan condiciones de inestabilidad.

Ambos estudios, cuyos resultados han sido publicados en las revistas Motor Control y Neuroscience Letters, aportan datos concluyentes de que con la corrección de diferentes maloclusiones a través de tratamientos de ortodoncia, llevando la posición mandibular a un punto neutro, se mejora el control postural tanto en equilibrio estático como en dinámico. Por tanto, los tratamientos de ortodoncia vuelven a demostrar su importancia no solo desde un punto de vista estético y funcional sino para la salud general.

El control de la postura es el resultado de un complejo sistema en el que incluyen diferentes componentes sensores y motores que provienen de la información visual, somatosensorial y vestibular. El vínculos entre la oclusión dental y el equilibrio puede tener una explicación neurofisiológica. Existe una influencia recíproca entre el nervio trigémino y el núcleo vestibular –responsables de la función masticatoria y el control del equilibrio respectivamente–, y también entre los músculos masticatorios y cervicales.

Puede tener explicación neurofisiológica al existir influencia entre el nervio trigémino y el núcleo vestibular, y entre los músculos masticatorios y cervicales. Esta influencia explicaría que las maloclusiones dentales perjudiquen el control de la postura del cuerpo. Pero hasta ahora las investigaciones no habían conseguido ser concluyentes.

Fuente: La ciencia es noticia

 

2016-12-07T11:33:08+00:00 septiembre 16th, 2016|Etiquetas: |