Endodoncia - Galcia Dental

Una endodoncia es lo que popularmente se conoce como “matar el nervio”, y se refiere al tratamiento de conductos del diente. A través de este tratamiento, el odontólogo elimina, de forma total o parcial, la pulpa del diente para posteriormente proceder a su sellado. La endodoncia se suele realizar cuando la caries ha alcanzado la pulpa causando su infección, pero esta no es la única causa. Otras causas que pueden generar una pulpitis y necesitar por tanto un tratamiento de endodoncia son:

  • Fracturas o traumatismos dentales.
  • Desgaste dental provocado, entre otros, por hábitos como el bruxismo.
La realización de una endodoncia precisa de anestesia local. Primero se realiza un orificio en la corona del diente para poder extraer la pulpa afectada y proceder a la limpieza y sellado del conducto. Tras este proceso, el diente queda totalmente insensibilizado.
Dependerá de los cuidados al diente tratado. Un diente endodonciado es más débil que una pieza normal ya que pierde la vitalidad al extraerle la pulpa, por lo tanto se puede fracturar con más facilidad e incluso puede volver a sufrir una caries. Por eso es esencial mantener correctos hábitos de higiene y visitar con frecuencia al odontólogo para que nos haga una revisión y valore la evolución del tratamiento realizado.
Por supuesto. Como hemos explicado anteriormente, la endodoncia, en la mayor parte de los casos, tiene como origen una caries no tratada a tiempo. Si mantenemos unos correctos hábitos de higiene dental y acudimos periódicamente al odontólogo, podremos diagnosticar a tiempo cualquier patología bucal. Si tenemos molestias y no acudimos con prontitud al odontólogo, la caries inicial avanzará provocando dolor al verse afectada la pulpa dental. Un diagnóstico temprano es sin duda la mejor forma de prevención.