Reponemos varios dientes de forma fija y natural evitando las molestas prótesis removibles.

¿Cuándo se necesita un puente sobre implantes?

En ocasiones, el paciente sufre la pérdida de más de una pieza dental. Esta situación provoca un desequilibrio oclusal, además de problemas tanto funcionales como estéticos. Antiguamente para solucionar estos problemas se recurría al uso de incómodas prótesis removibles. Hoy, y gracias a esta técnica implantológica, obtenemos resultados predecibles y duraderos.

¿En qué consiste el tratamiento de puente sobre implantes?

Gracias al puente sobre implantes podemos reponer de forma natural los dientes de forma fija, evitando por tanto las molestas prótesis removibles. Con este tratamiento no es necesario colocar un implante por cada pieza dental ausente, sino que se emplean el menor número de implantes necesarios para posteriormente colocar el puente -con el número de coronas necesarias- para después fijarlo a los implantes con cemento o tornillos.

La solución definitiva para reemplazar un diente perdido.

¿Qué es un implante?

El implante es una raíz artificial, generalmente de titanio, que sustituye la raíz del diente y sobre la que posteriormente se coloca la prótesis. El resultado final es idéntico al de los dientes naturales, tanto en aspecto como en resistencia.

Implante unitario

Un implante unitario es la mejor solución para reemplazar un diente perdido, ya que es una solución definitiva para la que no necesitamos tallar los dientes sanos adyacentes tal y como ocurre con la colocación de un puente.

Este es el procedimiento más sencillo que se realiza en tratamientos implantológicos. Gracias al implante sustituimos la raíz del diente perdido permitiendo recuperar su funcionalidad y estética.

–  Implante unitario sobre corona cementada: La corona se fija al implante mediante un cemento biocompatible. La principal ventaja es su procedimiento clínico que es más sencillo al igual que su fabricación por parte del laboratorio.

–  Implante unitario sobre corona atornillada: La corona se fija al implante a través de un tornillo. La principal ventaja es la facilidad para desmontarla, lo que también beneficiará la higiene oral y el tratamiento en caso de periimplantitis.

Soluciona la pérdida o el deterioro avanzado de una, varias o todas las piezas dentales.

¿Qué es la implantología de Carga Inmediata?

El sistema de Carga Inmediata es un novedoso tratamiento de implantes indicado para todas aquellas personas que sufren la pérdida de una, varias o todas sus piezas dentales o las tienen muy deterioradas.

Además, y gracias a la tecnología digital que utilizamos en clínica, a través del TAC Dental 3D, somos capaces de realizar un diagnóstico preciso del estado de la boca del paciente planificando de forma precisa la colocación de los implantes.

¿En qué consiste la implantología de Carga Inmediata?

El tratamiento consiste en colocar el número de implantes que precise el paciente. Puede ser tanto un implante unitario como una arcada completa. En caso de tratarse de una arcada completa se pueden colocar 4 o 6 implantes que sirvan de apoyo para colocar una prótesis.

La prótesis fija que se coloca es provisional, para garantizar una correcta osteointegración del implante en el hueso. Una vez completado el periodo de osteointegración, aproximadamente a partir del tercer mes, se podrá colocar la prótesis fija definitiva.

¿Qué ventajas tiene el sistema de Carga Inmediata?

Son numerosas las ventajas que tiene el tratamiento de Carga Inmediata para los pacientes. Entre ellas, por ejemplo, la posibilidad de llevar de forma constante su prótesis provisional fija sin necesidad de llevar las molestas prótesis removibles, lo que facilita también la adaptación -de forma progresiva- a la prótesis definitiva.

De esta manera, el paciente puede recuperar la funcionalidad de sus dientes, especialmente desde el punto de vista masticatorio, así como mejorar su fonación y su estética.

Mantenimiento y control de implantes para la prevención o tratamiento de estas patologías.

¿Qué son las enfermedades periimplantarias?

Las enfermedades periimplantarias son aquellas que afectan a los tejidos blandos que rodean al implante. A día de hoy están consideradas como la principal complicación de la implantología oral moderna. Según estudios internacionales, el 80% de las personas que llevan implantes padecen este tipo de enfermedades.

¿Cuáles son las enfermedades periimplantarias?

Hay dos fases de las enfermedades periimplantarias:

–  La primera se denomina Mucositis, y se caracteriza por la inflamación de la mucosa periimplantaria, es decir, por el tejido que rodea al implante a causa de la acumulación de bacterias. Detectado a tiempo y con el tratamiento adecuado puede evolucionar como un proceso reversible.

–  La segunda se denomina Periimplantitis, y se caracteriza por, además de la inflamación de la mucosa que rodea al implante, una pérdida del soporte óseo – hueso- que rodea al implante pudiendo incluso provocar su pérdida. En caso de que el paciente sea portador de prótesis, ésta se moverá y desajustará provocando numerosas molestias.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los factores de riesgo de estas enfermedades son una higiene oral deficiente, el tabaquismo o tener antecedentes de enfermedades periodontales.

¿Cuál es su tratamiento?

En Galicia Dental ponemos a tu disposición el servicio de Mantenimiento y Control de Implantes gracias al cual, en una primera fase, podremos prevenir y detectar de forma temprana estas patologías.

Si ya presentas alguna de estas enfermedades, procederemos a realizarte el tratamiento indicado para que tus implantes recuperen un óptimo estado de salud lo antes posible.

La ausencia dental causa problemas funcionales, estéticos y psicológicos.

¿Qué consecuencias tiene la ausencia dental?

Son numerosas las consecuencias de la ausencia de piezas dentales; desde funcionales, pasando por intraorales hasta estéticas y psicológicas:

–  Funcionales: Desde el punto de vista funcional, el paciente verá afectada su masticación, lo que a su vez incidirá en problemas de índole digestiva al no triturar de forma correcta los alimentos. De forma paralela, la fonación también se verá seriamente perjudicada.

–  Intraorales: La boca es un engranaje perfecto, si perdemos alguna pieza, ese engranaje se ve comprometido afectando a la oclusión, provocando el desplazamiento de las piezas dentales adyacentes, e incluso severas alteraciones en la mandíbula.

–  Estéticas: La ausencia de piezas dentales provoca la pérdida del contorno labial, envejecimiento facial prematuro y boca más ancha.

–  Psicológicas: La pérdida de dientes implica también pérdida de confianza a la hora de sonreír. El paciente se avergüenza de mostrar su boca lo que le provoca una disminución de su autoestima y le impide, de forma natural, disfrutar de sus relaciones personales.